Quiero cambiar el color de mis ojos

Quiero cambiar el color de mis ojos
color de los ojos

La preocupación por nuestra apariencia y el gusto por el cambio, constituyen algunas de las señas de identidad características de esta cultura, en la que el culto a la imagen se ha impuesto como una imperativa demanda entre amplios grupos de la sociedad.

En este contexto y en lo que a nosotros nos afecta, la posibilidad de cambiar el color de nuestros ojos es algo que se nos antoja, entre otras cosas, fácil y divertido.

El color de nuestros ojos es una característica hereditaria de naturaleza poligénica. Resumiendo, podemos heredar el color de los ojos de nuestros padres o de algunos parientes más alejados.

El iris es la estructura coloreada del ojo y la responsable de su color. Básicamente habría una capa de color azul oscuro y otra que posee células pigmentadas, muy parecidas a las que proporcionan el color a la piel. De la cantidad de células de este tipo que poseamos, dependerá el color de nuestros ojos, más oscuro mientras mayor es el número de ellas y siendo los ojos claros aquellos que carecen de, o poseen en pequeño número, este tipo de células.

En general lo que buscamos es lo que es más raro para nosotros. En nuestro ambiente, los ojos oscuros prevalecen de forma acusada, por lo que nos llaman la atención los ojos claros, azules.

Hasta ahora el cambiar el color de ojos de manera temporal, pasaba por el uso de lentes de contacto coloreadas que pueden variar la apariencia del ojo. El principal inconveniente de este tipo de tratamiento es que los pacientes no usuarios habituales de estas lentes, las toleran mal , además de que el aprendizaje de ponerlas y quitarlas puede plantear problemas. También es cierto que no causan el mismo efecto en todos los ojos.

Últimamente recibimos, cada vez con mayor frecuencia, consultas acerca de un tratamiento con láser que permite cambiar el color de ojos de forma permanente. Este tratamiento es una técnica muy agresiva que atrofia el iris y elimina las células que le dan color.

En mi opinión, eliminar o atrofiar una parte de tu ojo por motivos estéticos no es buena idea, además de que no existen los suficientes estudios que valoren la inocuidad de la técnica.

Aún así, os adelanto que ya se prueban nuevos tratamientos en este campo que permiten cambiar el color de los ojos sin tantos inconvenientes, pero eso es otra historia.