Cataratas: Operación y síntomas

Cataratas: Operación y síntomas

¿ CUÁNDO ME TENGO QUE OPERAR?

Cuando la pérdida de visión le impida una actividad diaria normal y usted no pueda desarrollar sus ocupaciones con seguridad y comodidad, es el momento de su cirugía. Si conduce y tiene perdida de visión por la noche. Si tiene deslumbramientos con las luces que le impiden ver con claridad, aunque tenga en otras ocasiones buena visión, se debe operar las cataratas.

En otras ocasiones operamos con poca catarata, o principio de catarata, pero el motivo de operar es reducir o quitar la alta graduación de dioptrías al tener miopía o hipermetropía o astigmatismo   con altas dioptrías que precisan de gafas gruesas y no se pueden llevar lentes de contacto..

En otras ocasiones actualmente operamos para quitar la PRESBICIA o vista cansada. Al tener mas de 45/50 años falla a todas las personas la visión de cerca y necesitamos una gafas progresivas o tener unas gafas para cerca. En este momento disponemos de LIO ( Lentes Intraoculares multifocales) que podemos insertar en el ojo cuando retiramos la catarata y así podemos solucionar la vista cansada.

cataratas2

 

¿ CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LAS CATARATAS?

Suelen comenzar con sensación de niebla o deslumbramiento, pero a medida que la opacidad aumenta, se produce una lente y progresiva disminución de la visión.

Si los síntomas de una catarata son ligeros, casi no los notamos y es posible sea un simple cambio de graduación de gafas, lo que necesite para ver correctamente. En otras ocasiones aunque cambiemos la graduación de las gafas, la visión queda disminuida y tenemos que esperar la catarata porque impide el paso de la imágenes aunque aumentemos las dioptrías de las gafas.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • La visión borrosa
  • El deslumbramiento o fotofobia a la luz
  • Cambios frecuentes en la graduación de las gafas
  • Visión doble o triple por un ojo
  • Visión nocturna muy pobre
  • Necesidad de luz mas intensa para poder leer
  • Visión de los colores muy tenues o amarillentos